¿Cómo vivir en un estado permanente de vacaciones?

POR LIGIA OLVERA / olveraligia@gmail.com / 06 ENE 2015

Hoy mucha gente vuelve de su periodo vacacional con tristeza, ansiedad y un poco de pereza.

Por fin de año he tenido unos días de vacaciones. Decidí quedarme y no salir y tratar de disfrutar de lo sencillo que me gusta, pero aun así noto la diferencia de este cambio de rutina en mí. Más tranquila y serena, mejor calidad de sueño y una perspectiva diferente sobre ciertos temas complejos.

Vacaciones: Se denominan a los días dentro de un año en que personas que trabajan o estudian toman un descanso total de su actividad en un período determinado

Leía en la revista Scientific American, que los psicólogos han establecido que las vacaciones tienen beneficios reales al revitalizar el cuerpo y la mente, mediante la inmersión en nuevos lugares, círculos sociales, comidas, ritmos de vida, que se logra cuando la gente se distancia del estrés que provoca el trabajo diario.

Las vacaciones permiten a las personas tener la oportunidad de obtener mejor calidad de sueño en la noche. Durante el día, el tiempo sin estructura, favorece que la mente funcione un poco a la deriva en lugar de forzarse o concentrarse en una sola tarea durante horas.

Mary Helen Immordino-Yang, de la Universidad del Sur de California han estudiado el cerebro en periodos de descanso. Los investigadores argumentan que cuando descansamos el cerebro no está inactivo, sino realizando procesos mentales que afirman nuestra identidad, que logran hacer sentido de lo que se ha aprendido recientemente y a procesar tensiones no resueltas en nuestra vida.

Hoy mucha gente vuelve de su periodo vacacional con tristeza, ansiedad y un poco de pereza. Mientras debatía conmigo misma por levantarme hoy, pensé que poca gente puede vivir en un estado permanente de vacación y a su vez, quienes están desocupados todo el tiempo no son los más felices.

¿Cómo podemos integrar los beneficios de las vacaciones a nuestro diario vivir?
Leí un artículo de la Clínica Mayo que sugiere que la forma mas simple, rápida y efectiva de reducir el estrés diario (sin medicación) es no hacer nada por unos minutos y tratar de meditar.

Meditar equivale a tener una mini-vacación mental. Durante la meditación lo que se hace, es suspender cualquier actividad y enfocar la atención tratando de eliminar pensamientos que causan estrés. La meditación puede dar- de acuerdo al artículo- una sensación de paz, balance y calma.

Y uno puede meditar mientras camina, mientras va viajando, mientras espera una reunión, en su oficina.
Hay muchos tipos de meditación (abajo explico solo 3 formas de meditar) y si es nuevo es mejor empezar con meditaciones guiadas, que son tal vez las más sencillas para principiantes.

Meditación Guiada. Cuando uno se imagina lugares, situaciones, olores, colores, texturas, a través de las descripciones que otra persona nos hace para facilitarnos la meditación.

Meditación de Mantra. En este tipo de meditación usted repite en su mente una palabra, pensamiento frase que le permite enfocar la atención y no distraerse.

Meditación con Tai Chi. Usted lleva a cabo una serie de posturas con su cuerpo a través de movimientos lentos mientras practica la respiración profunda.

Tal vez un buen propósito para manejar mejor las demandas, el estrés y la tensión, sin estar en un estado permanente de vacaciones, es meditar diariamente por unos minutos. Permitirnos tener una vacación mental diaria, es una forma de vivir más plenos y tranquilos sin posponer nuestra calidad de vida hasta que venga el retiro, la jubilación, la lotería (que muchos no jugamos) o la próxima vacación.

Que en el 2015 usted tenga trabajo, evolución, crecimiento, aprendizaje y cuide su salud…