Harakiri

Sin Temor… Ni Favor…

En Dominicana “no hay discriminación racial”. Eso es mentira, no importa quién lo diga. Pero una gloria nacional que de pobre niño y limpiabotas escaló con su esfuerzo y tesón posiciones que lo hicieron millonario, un ídolo nacional y el poder departir con presidentes de los Estados Unidos de Norteamérica, quiere ser blanco, y se convierte en el hazme reír de todos, por ser un acomplejado sin orgullo ni personalidad a quien su color lo humilla. Quizás esa desvalorización personal la adquirió por allá, por los países, porque en el RD “no existe ni nunca ha existido la discriminación”.

Pero nuestra población inventó “colores” nuevos para identificar su tono de piel: indio, indio claro, indio lavado, indio oscuro, etc. pero pocos aceptaban que los identifiquen como negros, y eso es dicen algunos, es para que no los confundan con los haitianos. Es una clara muestra de nuestra herencia de generaciones atrás. Los que se blanquearon un poquito por algún cruce “mejorador de raza”, como se dice, quitan el retrato de sus abuelos o sus padres de la sala y hasta de hermanos oscuritos, pues ellos descienden de españoles, franceses, ingleses, etc. según pregonan y su “quemadito superficial” se lo deben al abrazador sol tropical.

A nuestra isla caribeña donde la raza blanca está en desventaja étnica por el mucho sol, vinieron los descoloridos del norte y nos enfermaron la mente, pues como en general traían más conocimiento, se adueñaron de los medios económicos y de producción y la población autóctona fue en desventaja, y se acuño aquello de “negrito como coco”, “el blanco es el que sabe y no se equivoca”.

Fuera de los cruces con los blancos de la conquista y otros con mulatas primero esclavas africanas, se fue creando esa raza mestiza, color café variado, que junto a los negros son más del 90% de los habitantes del país y forman su crisol de razas.
Ah! Pero aun que los demasiados presidentes que hemos tenido en su gran mayoría vengan de lo más profundo de la mesticidad, sus colaboradores, embajadores, etc. son de preferencia blancos agito, como me decían a mí en la escuela, única en mi pueblo donde necesariamente los de mi color éramos minoría. Ellos miran hacia el blanco con envidia y desdeñan a los suyos. ¡Pero no hay discriminación! !Esa busca de tonalidades no es muestra de nada¡
Por desgracia esto no es solo allí, En Haití es peor y hoy hay una efervescente inquietud en la India por aclararse la piel.
Muchos se justifican diciendo que al Haitiano no se le discrimina por el color, sino por su inferioridad educacional, económica, salud, etc. Y esto es parte de la misma mentira y excusa estereotipada.

Ahora están en el tapete las penosas y discriminantes declaraciones de Donald Trump sobre los mexicanos, y en general por casi todo humilde latinoamericano. Las muertes de Negros por policías blancos en EE.UU. En el mundo prima la discriminación. Hitler quiso limpiar la raza aria y mató a judíos y alemanes.

El pecado es ser pobre, humilde, falto de conocimientos, de escuela, cierto que los haitianos se distinguen a primera vista por el inconfundible color de su piel, pero nuestro pueblo, esa masa sin posible reivindicación aun no despierta y es a la que buscan para que ella misma se alíe contra sí misma y en harakiri ancestral se siga dejando marginar y explotar.

Muchos países y organismos critican ahora a Dominicana y su gobierno, que como de costumbre nada hacen bien al 100% que no sea robar, pero esos países ricos trabajan por sus intereses o de quien los financia, y no quieren cargar ni con ayudas efectivas ni con uno solo de ellos y buscan con su poder y su número, para que otros hagan y financien los que ellos detestan, inclusive piden fusión, que se hagan también haraKiri nacional.  Al cabo le daría una tregua de un par de décadas.
Es triste que el gobierno esté feliz con este peligroso problema, pues mantiene al pueblo ocupado de un patrioterismo populista para que no les cuestionen.

Monterrey, Méx.* luis@arthur.net * www.luis.arthur.net * www.luisharthur.blogspot.com *12/VI/2015