La malla supralingual: otro despropósito adelgazante

Fuente: Blog 20 Minutos /Por: Juan Revenga. Nutricionista  / Barcelona. España

Me cuenta una colega de ultramar, Susana*, que en su entorno y más en concreto en su país, La República Dominicana, se está popularizando el empleo de otro disparate terapeútico con fines adelgazantes. Se trata de la conocida como malla supralingual, también referida como “malla adelgazante”, “malla lingual adelgazante”, “malla lival”; y en inglés como “tongue patch diet”.

En esencia consiste en la colocación de una malla de material quirúrgico más o menos rígido en la superficie de la lengua del paciente que queda ahí instalada durante un periodo que suele oscilar entre el mes y los dos meses. No obstante los ciclos pueden “empalmarse” con descansos semanales de por medio, es decir, se está dos meses con la malla, la quitan para “descansar” una semana y otra nueva malla… así hasta que se alcance el peso deseado. Les invito a que sigan el enlace haciendo click en la fotografía y vean cómo se coloca.

Con esta malla que se sujeta a la lengua mediante puntos de sutura o grapas el paciente ve dificultada, por no decir imposibilitada por el dolor que le causa, la ingesta de alimentos sólidos y durante este tiempo ha de seguir una dieta líquida, todo lo más de consistencia pastosa. Al igual que en otras “brillantes ideas” antiobesidad las promesas garantizadas sobre una rápida pérdida de peso son frecuentes entre sus promotores (hasta 12 kg al mes). Siempre según sus defensores todo son ventajas y sin la presencia de efectos secundarios ni riesgos o, como mucho, –no se lo pierdan– “efectos secundarios de carácter psicológico o consecuencia de no seguir las instrucciones del especialista o hacer trampa” (o sea, que si hay efectos secundarios serán culpa del paciente) Una estrategia que se vende tan eficaz en sus resultados como la cirugía bariátrica, mucho más económica y, claro está, sin sus riesgos. No puedo negar que una de los aspectos que más me han llamado la atención es su indicación incluso en niños de 12 años. Desconozco la razón por la que han elegido esta edad como límite y no 10, 8 ó 4 ya puestos. Ni que decir tiene que PubMed (una de las bases de datos de referencia para la búsqueda de publicaciones científicas) no contiene la menor referencia a este sistema como terapia en la pérdida de peso, y evidentemente, ni a sus riesgos, eficacia, etc.

Como siempre, la autoría de este invento más propio de la factoría -ficticia- ACME que de una conveniente investigación médica en el terreno de la obesidad se la disputan varias personas, entre ellas el Dr. Paul Chugay al que se le puede ver en este video haciendo una descripción de las bondades del método.

No obstante no es infrecuente encontrar en la red más paternidades sobre el método, como la que reclama el Dr. Raúl Góngora con su método “patentado, registrado y reconocido a nivel internacional”.

¿Saben una cosa? El conocimiento de estas propuestas para la pérdida de peso me ha recordado otras ya un tanto demodé (pero no del todo olvidadas) y con un nexo de unión común, el empleo de metodologías más propias del medioevo afines a la dama de hierro o a cachivaches similares. Me refiero por ejemplo a la técnica conocida en inglés como “jaws wiring” o cosido mandibular, con el fin de impedir abrir la boca al paciente obeso en cuestión. Antes el cosido mandibular se hacía cosiendo literalmente las mandíbulas, sin embargo hoy la técnica “mucho más civilizada” (modo sarcasmo “ON”) mantiene cerradas las mandíbulas del paciente mediante un hilo que une unos braquets fijados a las piezas dentales. Aquí tienen un ejemplo (advierto que puede resultar desagradable de ver)

Estas iniciativas, en mi opinión y entre otras cosas, dan muestra de dos realidades: Por un lado de la desesperación que para muchas personas que gozan de todo mi respeto supone el estar en una situación de sobrepeso u obesidad, una desesperación que les lleva a someterse incluso a estas medidas y; por el otro de la falta de escrúpulos de algunos profesionales sanitarios que sabedores de la desesperación de aquellos no dudan en aprovacharse con el fin de hacer un feo negocio. Y que en este caso no gozán ni del más insignificante de mis respetos.

Explican métodos raros para bajar rápido de peso

Artículo Relacionado en el Listín Diario

PIDEN A POBLACIÓN A INFORMARSE Y AUTORIDADES A ESTABLECER CONTROLES

La malla se sutura o cose en varios puntos sobre la lengua con el propósito de bloquear en el paciente la sensación normal del gusto por los alimentos e impidiendo el consumo de sólidos.

Doris Pantaleón, Santo Domingo / 13 de noviembre 2015

Especialistas en nutrición, en endocrinología y tratamientos quirúrgicos contra la obesidad llamaron ayer a la población a no acudir a métodos inseguros y no aprobados que ofrecen una pérdida drástica de peso y adoptar hábitos que le permitan tener una vida saludable.

Los doctores Félix Escaño, endocrinólogo especialista en nutrición; Nalini Campillo, nutrióloga-diabetóloga y los cirujanos bariátricos Rafael González y Pablo García coincidieron en alertar sobre la necesidad de que las personas se orienten y busquen informaciones antes de acudir a métodos que muchas veces están en fase de ensayos y sobre especialistas que estén debidamente certificados.

Entienden que es necesario que haya mayor control y supervisión de parte de las autoridades sanitarias para evitar complicaciones y muertes de personas que buscando perder peso acuden a procedimientos inseguros.

Los especialistas hicieron la exhortación al referirse a la advertencia y llamado hecho por el Ministerio de Salud para que la población se abstenga de usar el producto o malla supra lingual que se aplica como adelgazante, con fines estéticos, debido a que no está aprobada por esa institución y se asocia a riesgos nutricionales. El Ministerio conformó una comisión para investigar el caso de la muerte de una joven abogada que se vincula a su uso.

Los doctores señalan que los mejores métodos para bajar de peso son aquellos seguidos por especialistas certificados y los que llevan a cambios en el estilo de vida de las personas que abarcan nutrición adecuada y ejercicios.

Frecuente
El doctor Escaño señaló que los métodos masivos como tratamiento no resuelven el problema de control de peso porque no enseñan a comer, que es la clave fundamental en la lucha contra el sobrepeso. Sobre el uso de la malla supra lingual dijo que se está usando con mucha frecuencia en el país, registrando complicaciones frecuentes, porque al graparse en la lengua, la malla durante el sueño irrita los nervios ubicados en la lengua y la faringe produciendo paro respiratorio, ahogando al paciente.

A esto se suma, dijo, que cuando el paciente no respeta la recomendación de sólo ingerir líquidos y utiliza alimentos sólidos se quedan residuos y da aliento fétido. “Esos son procedimientos contraproducentes que no deben utilizarse, el paciente debe aprender a comer, a manejar la comida, no desesperarse en el proceso de reducción que no debe ser en corto tiempo como ocurre con esos métodos”, dijo.

Agregó que ese tipo de técnica se usa en diferentes países, sobre todo aplicada en mujeres jóvenes desesperadas por lograr rápido el bajo de peso.

El método
La doctora Campillo dijo que ese método se está utilizando en algunos países de America Latina y que es un tipo de tratamiento que interfiere con el mecanismo de masticación, al cual acuden personas en su desesperación por bajar de peso.

Explicó que al paciente se le colocada esa “gasa o malla rígida” grapada o cosida en la parte superior de la lengua y cuando intenta masticar un alimento, la malla se desplaza y entonces pellizca y tira del músculo causando un dolor insoportable y por lo tanto, lo único que se puede ingerir es líquido, mientras tenga colocada la malla.

En su opinión ningún método que obligue a dejar de comer de un día para otro, es sano, ya que puede afectar al aparato digestivo, provocar descompensación, anemia, hipoglucemias, dolores intestinales, mal aliento por mala higiene de la malla e incluso hospitalización por falta de nutrientes, y que la mejor fórmula para lograr el peso adecuado es la alimentación sana y el ejercicio.

Vigilancia
Para el cirujano bariátrico, Rafael González, en el país es necesario que haya más supervisión y control de parte de las autoridades ya que se están aplicando métodos que están en fase de ensayos y sin embargo hay personas que la aplican como terapéutica en perjuicio de personas que buscan solución a sus problemas de sobrepeso.

Recordó que en el país hay una sociedad médica especializada que agrupa a los cirujanos de obesidad que están certificados a nivel internacional, por lo que la población debe recurrir a informarse antes de someterse a cualquier método.

Recordó que de inicio a cualquier tratamiento a los pacientes se recomienda cambio en el estilo de alimentación donde no se abuse de los azúcares y haya actividad física por lo menos cuatro días a la semana.

Sobre el tema, el doctor García, secretario de la Sociedad Dominicana de Cirugía Metabólica y Bariátrica, dijo que lo más importante es que las personas acudan a centros y a médicos especialistas cuando quieran tratar sus problemas de sobrepeso y de obesidad.

LA MALLA SUPRALINGUAL
Es un método para adelgazar que ha estado tomando fuerza en diferentes países de la región. En el país es aplicado sobre todo por médicos o personal de centros vinculados a la estética y por lo general acuden a él personas jóvenes que presentan problemas de sobrepeso, Su costo de colocación oscila entre 10,000 y 20,000 pesos, dependiendo del lugar.

Informes de prensa recogen datos de que en algunos países se han emitido alertas sobre su uso no aprobado por los organismos de salud, entre ellos Costa Rica y Colombia, así como una alerta del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) donde señala que no tiene las autorizaciones sanitarias necesarias para su implantación en España, ni en Europa.

No registran datos de muertes confirmadas vinculadas a su uso, aunque en el país se investiga el caso del fallecimiento de una joven abogada. El objetivo de este tratamiento es interferir con el mecanismo de masticación de manera que el paciente se vea forzado a consumir solamente líquidos especiales mientras la tenga colocada y no puede ingerir alimentos sólidos. Quienes la ofertan prometen la pérdida promedio de 200 a 300 gramos por día.
Saber más.

Clic para retornar inicio